Plan de alimentación para diabéticos tipo 2

En este artículo hemos decidido hablar sobre lo que implica crear un plan de alimentación para diabéticos tipo 2 y que éstos sean nutritivos, saludables y deliciosos.

Sin embargo; debes comprender que la diabetes es una enfermedad que no solo produce un deterioro orgánico en las personas que lo padecen, sino que también ocasiona una transformación radical en sus estilos de vida. En el cual; se debe hacer un cambio de 360° en las actividades que realizan y en los alimentos que consumen para que puedan detener de alguna forma u otra, los daños que puede llegar a ocasionar esta enfermedad.

Es por ello; que hacer alguno de estos cambios en el momento oportuno se hace cada vez más imperativo, pero eso no significa que lograrlo sea fácil y placentero.

Entonces: …….

¿Qué es un Plan de alimentación y cómo se puede crear uno para diabéticos tipo 2?

Un plan de alimentación es una pauta a seguir de los tipos de alimentos, así como la cantidad y la hora en que se deben de ingerir para lograr unos objetivos específicos, el cual tiene que estar planificado en base al estilo de vida de la persona.

En el caso de la persona diabética, debe existir una perfecta armonía entre lo que come, los ejercicios que realiza y los medicamentos antiglucémicos que ingiere para mantener en control los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, la alimentación es el elemento que tiene un mayor peso en este equilibrio; es por ello que es importante que el plan de alimentación que se cree, se pueda adaptar a dichas necesidades y pueda cubrir los requerimientos nutricionales sin abusar del consumo.

Existen varias herramientas que permiten calcular la cantidad exacta de alimentos que se debe ingerir en cada comida. A continuación, te daremos los más usados por las personas diabéticas:

Método del plato

Es una forma fácil, práctica y efectiva de controlar las porciones de alimentos que se ingiere ya que se puede visualizar la cantidad exacta a consumir. El objetivo de este método es lograr consumir más vegetales sin almidón y pequeñas cantidades de proteínas y vegetales con almidón, durante el almuerzo y la cena, disminuyendo así los niveles de azúcar y el peso.

  • En un plato, traza una línea horizontal dividiéndolo por la mitad. Luego, en la parte superior, divídelo por la mitad de manera de que quede un plato con tres porciones.
  • En la porción grande, vas a colocar las verduras sin almidón como tomates, zanahoria, espinaca, lechuga, brócoli, coliflor, etc.
  • En una de las porciones pequeñas, se colocarán los granos y vegetales con almidón como pan o cereal integral, avena, arroz, papas, arvejas, calabas, etc.
  • En la otra porción, irán las proteínas como pollo, pavo, cerdo, pescado, mariscos, huevo, queso, etc.
  • Usar grasas saludables en pequeñas porciones como aceite de oliva, semillas o aguacate.
  • Si el plan lo permite, se puede agregar una porción de fruta o lácteos. También se pude incluir bebidas sin azúcar como agua, té o café.

Conteo de carbohidratos

La cantidad de carbohidratos ingeridos puede determinar el aumento desproporcional de las cifras de azúcar en la sangre, ya que toda la molécula se metaboliza en glucosa. Es por ello que controlar la cantidad exacta que se consume, es imperativo para ayudar a mantener los niveles adecuados de glucosa en el organismo.

Así que este método se trata de enseñar cómo se debe calcular los carbohidratos que se ingiere en cada comida o refrigerio del día a día, para saber con precisión la dosis adecuada de insulina que hay que administrar. En cambio, saber cuántos carbohidratos se puede consumir al día, va a depender del estilo de vida que lleva en cuanto al ejercicio, los medicamentos y al tipo de dieta que consume.

  • Para ello, debes saber primero que el conteo de carbohidratos se realiza en gramos.
  • Luego conocer cuáles alimentos poseen carbohidratos en su composición como la leche, los almidones, las harinas refinadas, los dulces, las frutas, etc.
  • Estar atentos con las etiquetas de información nutricional en donde saldrá expresado la cantidad de carbohidratos que posee el alimento por cada gramo de peso.
  • Anotar y sumar todos los gramos de carbohidratos que se consume con cada comida para tener un control de ello.

Tamaños de las porciones

Es una forma sencilla de comer equitativamente las porciones de alimentos al calcular la cantidad exacta que se ingiere con una medida estándar. Se puede usar objetos frecuentes o incluso la mano para establecer el tamaño de la porción de comida a consumir.

  • La palma de tu mano equivale a una porción de pollo o carne.
  • El tamaño de una chequera regular es igual a 100 gr de pescado (una porción de 300 onzas).
  • Un puñado de arroz o pasta equivale a 1/2 taza.
  • Seis dados son similares a una porción de queso.
  • Una pelota de ping-pong equivale a 2 cucharadas de mantequilla.

Índice glucémico (IG)

Es un método para clasificar los alimentos según los efectos que ejercen sobre los niveles de azúcar en la sangre debido a su velocidad de absorción, el cual va a depender a su vez de si contienen en su composición carbohidratos simples o carbohidratos complejos.

Esta clasificación va a permitir reconocer aquellos alimentos con IG alto, medio o bajo: siendo los primeros alimentos que se absorben rápido, los segundos con una absorción intermedia y los terceros que se absorben lentamente.

Para ello se hace un test en donde se mide un IG estándar con el consumo de glucosa, y luego se procede a realizar dicho test con los diferentes alimentos para establecer una curva de absorción.  Es un método que suele llegar a ser complicado realizar, por lo que tiene que aplicarse con la asesoría de especialistas que explique los resultados de la prueba.

¿Es necesario un Plan de alimentación en los diabéticos?

Definitivamente sí, es necesario. Parte del control de la glicemia en la sangre dependerá directamente del tipo y la cantidad de alimentos que se ingiere durante el día. Se debe recordar que la ingesta excesiva de hidratos de carbono genera un aumento desproporcionado del azúcar en la sangre, por lo que la diabetes puede llegar a aparecer o, si ya se padece, complicarse.

Es allí donde entra en acción un plan de alimentación nutritivo bajo en azucares refinados, creado estratégicamente para que pueda adaptarse a tu estilo de vida y este cambio a una dieta más saludable sea mucho más placentero.

Sabemos que vivir con diabetes no es fácil, pero para ello necesitarás este cambio en tu rutina de alimentos para que tus niveles de glucosa en sangre se mantengan bajos. Así que anímate a alimentarte como se debe y busca el consejo profesional de un médico para que te ayude a crear tu propio plan de alimentación, verás que en poco tiempo te sentirás más saludable y podrás cumplir tus metas propuestas.

Toda esta información puedes encontrarla en el libro «El Remedio Halki para la Diabetes» de Eric Whitefield . Allí descubrirás todo lo que jamás imaginabas sobre tu enfermedad y cómo superarla. Sin dudas es una excelente oportunidad que no debes desperdiciar, tu Salud y felicidad está en juego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *